Ruta 16: Madrid Pelopúntico

    Fecha de salida: 22 de febrero.
    Duración: Unas dos horas, de 19 a 21 horas
    Guía: Jesús Callejo Cabo
    Precio: 13 euros
    Lugar: Plaza de la Provincia, junto a la fuente, donde también se ubica el Ministerio de Exteriores.

Reserva este viajeHay un Madrid para todos los gustos: gastronómico, esotérico, masónico, literario, histórico, misterioso y también un Madrid pelopúntico con sus calles guardando aún el recuerdo de asesinatos, de duendes, de intrigas políticas, de fantasmas y de sucesos truculentos para dar salsa y morbillo a un itinerario que pretende precisamente eso, conocer el lado más sangriento y asustadizo de una villa y corte en la que pasaba de todo, pero sin quitarle su dosis de humor.

Madrid Pelopúntico - Juan de Escobedo

Durante dos horas, partiendo de la fuente de la Plaza de la Provincia (al lado del Ministerio de Asuntos Exteriores y de la Plaza Mayor), iremos callejeando con la condición de dejarnos sorprender en nuestra búsqueda de lo insólito, para descubrir dónde empezó realmente las revueltas del 2 de mayo de 1808, dónde asesinaron a Canalejas, conocer la historia de la extraña habitación 126 de la Posada del Peine, adentrarnos por los secretos de la Plaza Mayor y su púlpito, conocer una estatua del ángel caído diferente a la del Retiro, saber la historia de la calle del Codo o la leyenda fantasmal del guardia de Corps, conocer el sitio dónde Mateo Morral lanzó una bomba con la intención de asesinar al rey Alfonso XIII y lo que logró fue matar a 24 personas o por qué el Viaducto de Segovia ha sido el lugar preferido de los suicidas madrileños.

También habrá tiempo para hablar del inquieto espíritu del marqués de Cañete, averiguar el motivo y el sitio exacto dónde mataron a Juan de Escobedo, secretario de Don Juan de Austria, o al conde de Villamediana cuyos versos amorosos le costaron la vida. Antes de terminar nuestro escabroso paseo, sabremos si sigue apareciéndose el fantasma descabezado de la iglesia de San Ginés, entre otras muchas sorpresas que se irán desvelando a lo largo del recorrido, sólo apto para corazones fuertes e intrépidos y para aquellos a los que les guste conocer los intríngulis de un Madrid diferente.