Nuestra primera inmersión en los Misterios del Monasterio

11 Sep

El pasado sábado, día 8 de septiembre, se realizó con éxito la primera ruta propuesta por Anima Mundi visitando el monasterio de El Escorial, la Silla de Felipe II y otros enclaves mágicos, con los comentarios, chascarrillos y canciones de nuestro colaborador Juan Ignacio Cuesta que hizo de excelente cicerone por los vericuetos de un lugar tocado por el misterio y la magia y donde dicen que estuvo nada menos que “la boca del infierno”. Una ruta que no tardando mucho se repetirá. Os dejamos la crónica que el mismo Juan Ignacio ha escrito sobre ese día.

El Escorial 8 sep 2012

El día 8 de septiembre Anima Mundi puso en marcha su primera actividad que consistió en una visita al ciclópeo santuario que el rey Felipe II mandó construir por sugerencia de su padre, el emperador Carlos V, en la localidad madrileña de San Lorenzo de El Escorial. Esto permitió a un primer grupo de 19 personas tomar contacto directo con la magia de una de las obras más prodigiosas concebidas por un controvertido hombre que llegó a ser uno de los monarcas más poderosos de todos los tiempos.

El conocido mundialmente como Monasterio de El Escorial, visitado día a día por gentes que acuden de todas partes, se ha convertido en un objetivo preferente del llamado Turismo Cultural, una suerte de moderno peregrinaje en busca del enriquecimiento espiritual que proporcionan la contemplación y el conocimiento de los secretos de tan magnas obras. Pero en el caso de este lugar, este enriquecimiento puede ser mucho mayor del que aportan las visitas a las que normalmente se tiene acceso a través de los procedimientos diseñados oficialmente, que no tratan más temas que los admitidos por una ortodoxia alambicada, reticente a sumergirse en los secretos más ocultos de las cosas.

Precisamente por eso acudimos allí, con la intención de conocer todo lo que no se cuenta de este sitio, ya sea por ignorancia o intencionadamente.

Y a pesar de las dificultades que nos impuso la rigidez de un sistema de control concebido más para defender un negocio, que para proteger un patrimonio cultural de la humanidad, pudimos sumergirnos en sus claves simbólicas. En sus rincones más significativos.

Supimos cómo se hizo y por qué; quienes intervinieron en su construcción y qué conocimientos sorprendentes aplicaron; cuáles fueron sus verdaderas intenciones, hoy difuminadas por las transformaciones que se han ido incorporando a través del tiempo y qué leyendas hay en torno a este enorme lugar sagrado, como la del «perro negro». Sabremos que fue concebido como un nuevo Templo de Jerusalén, que albergó uno de los laboratorios alquímicos más importantes de su tiempo y que, para protegerle, se almacenaron en más de siete mil reliquias de numerosos santos.

El momento más relevante fue el de la visita a la Biblioteca, que creó el heterodoxo Benito Arias Montano, donde se pueden contemplar, no sólo una colección de importantísimos libros antiguos, algunos de los cuáles se salvaron de la persecución de la Inquisición, sino también un programa decorativo lleno de claves esotéricas, como el propio horóscopo del Monasterio, pintado en manos de Alfonso X el Sabio.

Desvelamos además qué es verdad y mentira en su fama como Boca del Infierno, concepto que encierra las verdaderas intenciones que tuvo Felipe II y las razones del lugar que se eligió para edificarlo.

En ese sentido, después de comer, subimos hasta la llamada Silla de Felipe II que posiblemente es un ara de sacrificios de los antiguos vetones, un pueblo celtibérico que ocupó aquellas tierras en tiempos remotos. Y lo hicimos siguiendo la antigua ruta que seguramente empleaban ascendiendo desde la mágica fuente de la Prosperidad, a través de un extraordinario bosque autóctono de los pocos que quedan en el centro de la península Ibérica.

Y para despedirnos…, un poco la música de la época de la construcción del Monasterio, en directo, con una guitarra que lleva años sonando en aquellos parajes.

Parajes inolvidables donde, desgraciadamente, dos horas después de irnos, alguien provocó cuatro pequeños incendios…, la única nota negativa de un extraordinario día, al que seguiría la celebración de la Romería de la Virgen de Gracia, una de las dos más importantes que se celebran en España.

    Juan Ignacio Cuesta Millán.
No hay ningún comentario publicado.

Deja un comentario